Rainer Werner Fassbinder


el genio alemán

Demonios y obsesiones personales

"Crecí, cosa muy importante, en una familia más bien caótica. Es decir, en un medio que no responde a las normas burguesas (...) En el fondo crecí casi sin padres. Muy pronto comencé a vivir solo. De los siete a los nueve años viví en un apartamento que compartía con otras dos personas. Mi madre estaba enferma en esa época y había alquilado una parte de nuestro apartamento, pero no había nadie encargado de ocuparse de mí (...) Mis padres se divorciaron en 1951, cuando yo tenía cinco años. Pero incluso antes de esta separación nunca me dijo nadie se hace así o asá, no debes hacer esto... Realmente, crecí como una florecilla (...) Sin duda, deseaba tener algo, un hermano o algo que me permitiera un contacto que no tenía (...) Dejé la escuela antes de concluir el bachillerato; luego viví tres años con mi padre en Colonia. Llevaba una oficina, una agencia inmobiliaria, y por la noche tapizaba. Puedo pintar y tapizar como un profesional. Siempre me podré ganar la vida así. Mi padre había transformado algunas habitaciones para alquilarlas a obreros inmigrados (...) Desde esta época conozco los problemas de los obreros inmigrados y tengo una cierta afinidad con ellos."

"En mi vida privada siempre he buscado contactos con personas no privilegiadas, más proletarias, porque me he dado cuenta que los problemas de la burguesía y la pequeña burguesía son mucho menos importantes históricamente que los del proletariado. Vistos mis orígenes, es diferente, pero hay un momento en que uno salta por encima de su propia alfombra."

"No voy a negar que muchas cosas que tienen valor para mí son valores burgueses. No es ninguna coincidencia. Al fin y al cabo, yo he crecido en una sociedad burguesa: ¿de qué otro modo podría ser?."

"Fontane, el autor de Effi Briest, rechazaba todo lo que había en la sociedad y lo encontraba todo repelente pero, sin embargo, luchó toda su vida para ser aceptado como uno de sus miembros de derecho. Encontraba repugnante el entorno donde se movía y, a pesar de ello, se debatió frenéticamente por ser aceptado. Poco más o menos es mi propia actitud frente a la sociedad donde vivo."

"En nuestra sociedad, la explotación y la dependencia son inevitables (...) El problema reside en que siempre hay una clase social que quiere educar a la otra, un hombre a su mujer, un hombre a otro hombre: siempre hay esta relación de educación, esta relación amo-esclavo, muy gurú y casi fascista."

"Las mujeres, como los demás miembros oprimidos de la sociedad, tienen que realizar acciones bajas e inmorales para sobrevivir, lo que explica el tipo de opresión a que están sometidas."

"La mayoría de las mujeres han sido educadas para estar completamente satisfechas cuando los mecanismos de represión están en pie, lo que no quiere decir que no sufran. Sufren, por supuesto. Las reacciones de cada una dependen mucho de su propia personalidad. Conozco mujeres bastante emancipadas a quienes les gusta ser oprimidas y que, al mismo tiempo, luchan contra su propia opresión. Es una situación llena de contradicciones (...) Ciertas mujeres me critican mucho y me tratan de misógino, lo cual siempre rechazo. No detesto a las mujeres y tales acusaciones sólo pueden provenir de personas que, conscientemente o no, no quieren ver lo que mis películas expresan muy claramente (...) Por mi parte, encuentro muy honesta mi actitud hacia las mujeres. A fin de cuentas, creo que las mujeres actúan de un modo tan despreciable como los hombres e intento dar las razones, que están en la base de nuestra educación y la sociedad donde vivimos. Mi retrato de estas contradicciones no es misógino, sino honesto. Pero no creo que sea de mi incumbencia decir a las mujeres cómo deben conducir su emancipación. Cada mujer debe decidirlo por sí misma. Lo más que puedo decir es que esto o aquello no funciona y hay que hacer algo."

"A menudo me irrita este sempiterno parloteo sobre la emancipación de las mujeres, porque la lucha no es la de las mujeres contra los hombres, sino la de los pobres contra los ricos, los oprimidos contra los opresores. Y existen tantos hombres como mujeres oprimidos."

"Cuando la gente logra establecer una relación de amor tiene que explotarla. Un hombre necesita amor, sea cual sea su situación, pero no hay nada en su educación que impida que el más fuerte de los amantes explote el amor del más débil."

"Para mí, aquel que ama o el que es más dependiente de una relación o de un amor es el derrotado. Esto va ligado a que el que menos ama tiene más poder, claro está. Para aceptar un sentimiento o un amor, se precisa una grandeza que la mayoría de la gente no tiene. Es por esta razón que en la mayoría de los casos estas situaciones resultan muy desagradables. Yo no sé de ninguna relación entre quienquiera que sea de la que pueda decir que se llevan bien."

(sobre la ausencia de armonía en las relaciones afectivas) "Es mi forma de ver el mundo. Además de los que construyen en un rincón una pequeña felicidad protegida, vivimos dentro de un sistema que no da a las personas la posibilidad de establecer contactos, de comunicarse. La forma de educación de las diferentes generaciones sólo conduce a esta ausencia de comunicación. Una comunicación real entre las personas sería revolucionaria."

"La soledad, pienso yo, es o puede contribuir de forma esencial en la agresividad de las personas. En mi caso, no me cuesta imaginarlo: esto se expresa en muchas películas y creaciones mías."

"Siempre es mucho mejor disfrutar del dolor que solamente padecerlo."

"La diferencia entre el cuerpo bajo el que al final nos sometemos y el espíritu, que es inmortal, es una terrible discrepancia."

"No estamos en condiciones de aceptar lo contrario de lo que ya existe. Por eso, estamos lejos de la libertad."

"Creo que el entramado social en que vivo no está marcado por la felicidad y la libertad sino más bien por la opresión, el miedo y la culpa. Lo que a uno se le ofrece como vivencia de felicidad es, desde mi punto de vista, un pretexto que una sociedad marcada por las coacciones ofrece a los individuos. Y una oferta así no la acepto."

"En Alemania sabemos tan poco de nuestra historia que tenemos que recuperar la que podamos con informaciones elementales. A través de ellas, yo como director compongo la historia que cuento al espectador para hacer comprensible la realidad. Hay muchas cosas que me vuelven a dar miedo, como por ejemplo las consignas de tranquilidad y orden (...) Las formas antiguas tienen grandes posibilidades de abrir brechas, naturalmente sin cruces gamadas, pero con métodos de adiestramiento antiguos. Me sorprende lo rápidamente que se ha vuelto al rearme en nuestro país. Los intentos de revuelta de los jóvenes son más bien patéticos (...) [...a través de mi trilogía sobre la época de la reconstrucción alemana] quiero mostrar cómo los años cincuenta han marcado a la gente de los sesenta, ese choque de lo establecido con los grupos de personas comprometidas que han sido forzadas a elegir la aberración del terrorismo."

"Yo preferiría ser barrendero en México a hacer películas que no quiero hacer en Alemania (...) Tengo la sensación de ser continuamente observado, de estar de algún modo constantemente bajo vigilancia, lo que es algo muy oscuro y asfixiante... y quiero librarme de esto de una vez."

"Los socialdemócratas, con su decisión de convertirse en un partido burgués, se han sometido a los principios capitalistas."

"Los valores y estructuras que permanecen hoy día son aceptados como democracia... Si les sumamos un desarrollo regresivo, pueden conducirnos a algo que puede ser un Estado en el que yo no deseo vivir."

Volver - Continuar